herpes oral


En el siguiente artículo te ofrezco los más eficaces remedios caseros para herpes oral. Si estás sufriendo por esas horribles ampollas o llagas en la boca te recomiendo que hagas algo al respecto. No te quedes con la idea de que debes esperar a que se completen las etapas de la infección porque no es así.

Si bien el proceso es similar (entre 7 y 10 días) con algunas recetas naturales podrás reducir los síntomas y lograr que la cicatrización sea más rápida.

Tratamientos y remedios caseros para herpes

Presta atención a los siguientes remedios que puedes preparar hoy mismo en tu casa. Puedes hacer uno o dos al mismo tiempo.

No te recomiendo que lleves a cabo más porque puede ser contraproducente por varias razones.

Primero porque entre los tratamientos puede haber una “lucha” de componentes y segundo porque no sabrás cuál de los remedios caseros para herpes te aportó el alivio que estabas buscando.

1. Corta un tomate por la mitad y apoya el lado interno (donde están las semillas y el zumo) encima de la ampolla. Deja actuar unos minutos y luego enjuaga con agua templada. Repite todos los días por la mañana y la noche.

2. Embebe una bola de algodón en aceite esencial de hammamelis (se consigue en tiendas naturistas y herboristerías). Pasa varias veces por las llagas provocadas por el herpes.

Ten cuidado porque si lo haces muy fuerte te dolerá o arderá.

3. Echa directamente unas gotas de aceite esencial de árbol de té en las vesículas. Espera 15 minutos y vuelve a poner. Repite esto para completar 4 aplicaciones.

Los síntomas se reducirán en seguida es.wikipedia.org. Puedes hacer lo mismo pero con zumo de limón… ¡Es doloroso pero ayuda a cicatrizar más rápido las ampollas!

4. Si tienes calefacción a leña o barbacoa puedes juntar la ceniza que queda debajo. Aplica un poco sobre el área afectada. Deja actuar 20 minutos y retira con agua. No puedes usar ceniza de cigarrillo.

5. Otro de los remedios caseros para herpes es dejar en remojo un puñado de garbanzos en agua toda la noche (12 horas en total). Empapa una bola de algodón y lava el área afectada 3 veces al día.

6. Haz una mezcla con 1 cucharada de miel y otra de vinagre. Pon encima de las llagas y deja actuar por lo menos 30 minutos. Pasado ese tiempo puedes enjuagar.

7. Prepara una infusión con 2 cucharadas de toronjil seco y 1 taza de agua hirviendo. Mezcla bien y deja reposar 10 minutos tapado. Filtra y cuando esté a temperatura ambiente sumerge un lienzo o bola de algodón. Aplica en las ampollas.

8. Por último, consigue violeta de genciana en una tienda naturista. Echa unas gotas en una bola de algodón y coloca donde aparecieron las llagas.

Este último es uno de los remedios con mejor poder antiséptico que existe y evitará que se infecten las heridas provocadas por este virus.

Rate this post